• Black Facebook Icon
  • Black Instagram Icon
  • Black Twitter Icon
  • Aven

El Arte como instante matemático

Por Aven


Frente a todo lo que existe, ahora.

Objeto y observación, como principio básico de multiplicación de la realidad. Después, hay mundos que como singularidades experimentan el fenómeno. El fenómeno puede ser la música. Situación: en el colectivo. Problemática: conseguir sensaciones a partir de la nada. Solución: huir de uno mismo y regresar a otro lugar. Contenido: atrapado en la forma. Herramientas formales: elementos abstractos.



La forma

La música que investiga, profundiza y desarrolla ideas complejas, es la que trabaja las frases, los pasajes, la que organiza el contenido significativo de las notas, los intervalos, la que plantea una estructura de sentido.

En el desarrollo de estas ideas, gracias a una narrativa concreta, se articulan cuestiones humanas fundamentales. Los acontecimientos se organizan a través de cuatro puntos centrales: la presentación, el desarrollo, la culminación y el descanso, que bien pueden ser alterados.

La música clásica, concebida como un gran texto, requiere de otros, a los que hace referencia, a los que interpela, niega o menciona, pero nunca ignora. Por ese motivo, muchas veces abruma o parece incomprensible, y pasa a ocupar, en la vida ordinaria, debido al esfuerzo requerido, un espacio marginal, de mero acompañamiento o fondo.

Luego existe música que se limita a imitar la naturaleza, es decir, a evocar mediante su desarrollo lo mismo que un desinteresado paisaje nos ofrece: ningún tipo de pensamiento en sí, sólo reminiscencias sin conflicto, hallazgos espirituales, deslumbramientos, espacios ideales, sensaciones de retorno, etcéteras. ¿Cómo lo hace? Borrando la huella humana, evitando el conflicto de ideas, marcando una distancia abismal entre la obra y el oyente.



¿Cómo se expresa este sentimiento?

Un verde prado en Mazuria, amanece, neblina, una niña corre en descenso.



¿Cómo se expresa este sentimiento?

Las montañas Tatras al sur de Polonia, es invierno, en el lago un reflejo oscuro, la roca asoma espeluznante, quietud, se cubre el cielo.

Descentralizar

El punto abandona su naturaleza y se multiplica. Es una línea. La dirección que toma es un acto de libertad, un devenir. Muere cuando retorna a su naturaleza elemental, de punto. Así, en Las Meninas, de Velázquez, la posibilidad de los puntos es múltiple, al tal extremo que sustrae el punto de vista. Allí reside la incógnita más grande. ¿Qué nos quiso decir Velázquez?



Humano

La música plenamente humana es la que plantea el conflicto entre la vida y la muerte, la que refleja o estudia ese drama, la que habla de fuerzas en pugna. La música que interesa a la humanidad es la que expone los miedos del hombre, la que desgarra las fibras sensibles de la experiencia humana, la música que traza horizontes, la del orden, la que somete las fuerzas de la naturaleza y toma el control, la que promueve el flujo contradictorio de ideas, la que refleja la naturaleza del conflicto humano.



¿Cómo involucrar al otro?

Sin hilo conductor, el espectador pierde su acto creativo, que comienza cuando las expectativas y las resoluciones que el ejecutor brinda entran en acción. La dupla es inseparable. El espectador viaja a la par del ejecutor, es el primer punto de la línea en el acto de la comunicación sin el cual todo está perdido.



Comunicación física

La música que evita o anticipa la reflexión, es la que da lugar al acto físico, democratizando la conflagración. Es la música que se impone a través del uso y el abuso rítmico y no de la forma. El espectador es sacudido. Está en trance. La música puede ser tribal: de tambores, o digital: electrónica.




  • Black Facebook Icon
  • Black Instagram Icon
  • Black Twitter Icon

© 2019 - Centro Hausa